Lanzamiento del Apollo 17
Fuente: NASA
Insignia Apollo 17
Fuente: NASA

El último lanzamiento del Programa Apollo.
La última misión.
El último alunizaje.
El último paseo por la superficie lunar.
La última huella dejada por un ser humano en otro mundo.
La última actividad extravehicular (EVA) en espacio profundo…
Hasta el momento, porque, como quizás sepáis, ya hay planes serios de volver a la Luna ¡y más allá!

Insignia del Programa Artemis
Fuente: NASA

Pero esa es otra historia que quizás expliquemos en otra ocasión. Centrémonos ahora en el final de esta gran aventura que fue el Programa Apollo: el final de un principio cuya continuación está muy próxima.

Tripulación del Apollo 17.
De pie, de izquierda a derecha:
Harrison H. Schmitt
, piloto del LM America y primer científico astronauta;
Ronald E. Evans, piloto del CSM Challenger.
Sentado: Eugene A. Cernan, comandante.
Fuente: NASA

Los tres protagonistas, a lo largo de su viaje, nos dejaron de recuerdo imágenes impresionantes, …

Vista completa de un hemisferio terrestre fotografiado durante el viaje a la Luna del Apollo 17
Fuente: NASA
Tierra creciente saliendo sobre el horizonte lunar, vista desde el Apollo 17
Fuente: NASA
Lugar de alunizaje del Apollo 15 fotografiado desde el Apollo 17
Fuente: apollo17.org
LRV del Apollo 17, tal como quedó aparcado por última vez
Fuente: apollo17.org
Schmitt junto a la gran roca Split Rock, popularmente de denominada «Tracy’s Rock«, de la que se extrajeron muestras
Fuente: apollo17.org

(Un «pequeño» inciso antes de continuar con las demás imágenes. No puedo evitar explicaros la simpática historia por la que esta roca recibió el nombre de Tracy 😉
Resulta que Alan Bean, astronauta del Apollo 12 que posteriormente se convirtió en ilustrador profesional especializado en temática espacial, hizo un dibujo de Split Rock, debido a que las fotografías de Schmitt al lado de la roca habían alcanzado gran popularidad en su momento.
Un día, comentando el dibujo con Cernan, este le dijo que si hubiera sabido que las fotos se iban a hacer tan famosas, habría escrito el nombre de su hija de nueve años, Tracy, en el polvo de la superficie. Entonces, Bean, ni corto ni perezoso, pidió a Cernan que escribiera el nombre de su hija tal como lo habría hecho sobre el regolito lunar. A continuación, borró una parte de la ilustración de Split Rock, y le dibujó el nombre de Tracy tal como lo había escrito Cernan, como si este lo hubiera hecho en la realidad.
Después, Bean explicó bromeando que lo había hecho para ahorrar a los contribuyentes la molestia de tener que financiar otro viaje a la Luna con el objetivo que Cernan pudiera escribir el nombre de su hija allí 😀
Y, ahora sí, sigamos con las impresionantes imágenes que nos dejó el Apollo 17…)

Última fotografía de un ser humano (Schmitt) tomada en la superficie lunar
Fuente: apollo17.org

… momentos divertidos, como la foto que sigue y el punto 4h:51′:10» del vídeo de debajo…

Cernan (izq) y Evans fotografiados por Schmitt durante el viaje hacia la Luna del Apollo 17.
Fuente: NASA
Apollo 17 – 178:40 – 186:40
Fuente: apollo17.org

… y frases conmovedoras.

Placa que iría acoplada a una de las patas del LM del Apollo 17.
Fuente: NASA

Una anécdota que me ha parecido entrañable: Cernan copió en la contraportada de la checklist de la tercera EVA la inscripción de la placa que hemos visto y, a pie de página, una nota para acordarse de la esencia del mensaje que quería transmitir antes de abandonar la superficie lunar, aunque las palabras concretas no se le ocurrieron hasta pocos minutos antes de pronunciarlas. Y es que, si ser el primer hombre en pisar la Luna debió de ser impresionante, ser el último no tendría mucho que envidiarle.

Nota de Cernan en la última página de la checklist de la EVA3 del Apollo 17
Fuente: NASA

Pero, por supuesto, los tres astronautas no habían viajado hasta la Luna solo para divertirse y ponerse emotivos, sino para continuar aportando datos científicos. Con este objetivo, además de llevar el ALSEP, contaron también con otros elementos, entre ellos:

  • Un gravímetro de travesía que transportaron en el LRV durante las EVAs para hacer mediciones del campo gravitatorio de la Luna en distintos puntos de la superficie.
  • Un aparato, llamado S-204, para medir las propiedades eléctricas de superficie con el objetivo, entre otros, de averiguar si hay agua bajo la superficie lunar.
  • El Optical Recorder del Lunar Sounder Experiment (S-209), montado en el SIM (Scientific Instrument Module) del SM para analizar en órbita el subsuelo lunar.
  • Aparte de los instrumentos científicos, junto a los astronautas viajaron cinco ratones de la especie Perognathus longimembris, apodados por la tripulación con los nombres de Fe, Fi, Fo, Fum y Phooey. Los roedores formaban parte del experimento llamado BIOCORE, en el que se investigaron las consecuencias de la exposición a la radiación cósmica, hallando en los análisis realizados al regreso anomalías tan solo en el cuero cabelludo y el hígado de los animalitos, aunque se concluyó que no fueron debidas a la radiación cósmica.
Habitáculo para los ratones del experimento BIOCORE
Fuente*: OpenMind BBVA

En cuanto a las muestras, una de las más curiosas que aportó el Apollo 17, fue la correspondiente al llamado «suelo naranja», pequeñas cantidades de regolito lunar de un tono anaranjado que llamó la atención de los astronautas y que recogieron durante la segunda EVA para su posterior análisis en los laboratorios de la NASA, donde comprobaron que se trataba de un polvo extremadamente fino (tanto como el limo terrestre) y llegaron a la conclusión, debido a su composición, de que lo más probable es que fuera de origen volcánico.

Por cierto, cabe añadir sobre esta segunda EVA del Apollo 17, que es la más larga de la historia sobre la superficie lunar hasta el momento: 7 horas 37 minutos.

Y… descubrimientos científicos aparte, ¿no habéis notado que no ha habido ningún problema técnico durante esta misión? Bueno, pues en realidad hubo uno, pero pequeño y debido a un accidente digamos… humano. Os explico.

Durante la primera EVA, Cernan golpeó y rompió sin querer el guardabarros de la rueda trasera derecha del LRV con el martillo que utilizaba para recoger muestras.
Como resultado de esto, su compañero y él sufrieron verdaderos problemas a causa del polvo que levantaba el vehículo. Intentaron solucionarlo como pudieron, utilizando unos mapas como guardabarros, pero la cinta americana con la que los pegaron no se adhería bien debido al propio polvo, y pronto volvía a soltarse. Por lo tanto no les quedó más remedio a los de Tierra que ponerse manos a la obra para encontrar un remedio, y ya tenemos otra vez a unos cuantos genios devanándose los sesos para encontrar una solución casera a un problema que no era nada del otro mundo pero que, de hecho, estaba en otro mundo…

Izq.-dcha.: astronautas John W. Young y Charles M. Duke Jr.; Donald K. Slayton, director de operaciones de vuelo del MSC; Dr. Roco A. Petrone, director del Programa Apollo; y Ronald V. Blevins, conrolador de vuelo durante EVA-1.
Fuente: NASA

Finalmente fue Young quien sugirió la solución que resultó definitiva: utilizar las abrazaderas del telescopio para sujetar los mapas a lo que quedaba de guardabarros. De esta manera, los astronautas pudieron llevar a cabo las tres EVAs sin sufrir las consecuencias del exceso de polvo que, sin duda, les habría impedido realizar parte de los experimentos y descubrimientos.

Las horas y los días pasaron y llegó el momento de que los seres humanos abandonaran la Luna por última vez, al menos en unos cuantos años…

Fue entonces, cuando estaba a punto de subir la escalerilla del LM para convertirse en el último ser humano que pisaba la Luna, cuando a Cernan se le ocurrieron las palabras para expresar los sentimientos que le asaltaban en tan trascendentales instantes:

(…) as I take man’s last step from the surface, back home for some time to come – but we believe not too long into the future – I’d like to just (say) what I believe history will record. That America’s challenge of today has forged man’s destiny of tomorrow. And, as we leave the Moon at Taurus- Littrow, we leave as we came and, God willing, as we shall return, with peace and hope for all mankind. «Godspeed the crew of Apollo 17.»

Discurso de Cernan justo antes de subir por última vez al LM, después de la tercera EVA del Apollo 17.
Fuente: NASA

Podéis escuchar el discurso de Cernan en el minuto 1:20 del siguiente vídeo, grabado con la cámara de TV en color del LRV manejada remotamente desde el control de Tierra.

Apollo 17 – 170:40 – 178:40
Fuente: apollo17.org

Después, ya en el espacio profundo y camino a casa, Evans recuperó los cassettes (uno de ellos es el objeto cilíndrico blanco de la foto de abajo) con las imágenes y vídeos registrados por las cámaras del SIM.

Evans durante la EVA en espacio profundo para extraer los cassettes del SIM.
Fuente*: Wikipedia Commons

A propósito de esta foto, ¿os habéis dado cuenta de un detalle curioso? Observad que Evans lleva puesto el casco del comandante que, tal como os expliqué en la entrada del Apollo 14, tiene una banda roja para que en las imágenes sea más fácil de identificar a cada miembro de la tripulación. Entonces, ¿por qué lo lleva puesto Evans, que no era el comandante? El motivo es porque su propio casco no disponía de visera protectora del sol, al contrario que el que utilizó.

Llegados a este punto, ya solo nos queda decir que el Apollo 17 amerizó sin problemas en el Océano Pacífico el día 19 de diciembre de 1972 a las 07:24:29 pm UTC, poniendo un feliz punto y final a lo que fue una de las mayores aventuras (si no la más grande) que ha vivido jamás la humanidad.

Tripulación del Apollo 17 recién llegados al portaaviones que les recogió, el USS Ticonderoga, después del amerizaje. Izq-dcha: Cernan, Evans y Schmitt.
Fuente: NASA

Creo que la gran epopeya del Programa Apollo solo podrá ser superada por la que nos augura su hermana Artemis. Pero esa es otra historia que quizás expliquemos en otra ocasión 😉

Por ahora, si todavía quieres saber más sobre los Apollo, ¡no sufras! En la próxima entrada tienes montones y montones de enlaces en los que encontrarás toneladas y toneladas de datos: artículos, vídeos, audios, fotografías, manuales, transcripciones… ¡Todo lo que te puedas imaginar y más! Ni te lo imaginas, una verdadera locura; yo misma he flipado a medida que he ido buscando y encontrando información para escribir este blog, así que no te lo pierdas 😀

Si prefieres acceder directamente a algún otro artículo o al Ebook gratuito (última imagen), clica en el enlace de la foto correspondiente 😉

*Nota sobre las imágenes y otros archivos: En el momento de la publicación de este artículo, todas las imágenes que en él aparecen están calificadas por sus fuentes como de Dominio Público para usos no comerciales o políticos. A continuación se citan, por orden de aparición, los autores o fuentes originales para los casos señalados con un asterisco a pie de foto, en los que la fuente indicada no es la original sino el lugar donde encontré la imagen durante la búsqueda de información:

Habitáculo para los ratones del experimento BIOCORE: Crédito: NASA

Evans durante la EVA en espacio profundo para extraer los cassettes del SIM: NASA