Izq-decha.: Mattingly, Young y Duke durante un entrenamiento
Fuente: NASA
Insignia del Apollo 16
Fuente: NASA

Corría el 16 de abril de 1972 cuando el Apollo 16 despegó desde el KSC (Kennedy Space Center), llevando a bordo a sus tres tripulantes: John W. Young (comandante), Thomas K. Mattingly II (piloto del CM Casper, y a quien quizás recordéis del Apollo 13) y Charles M. Duke Jr. (piloto del LM Orion).

Lanzamiento del Apollo 16
Fuente: NASA
APOLLO 16 (AS-511) LIFTOFF, 4/16/72

El destino de la quinta misión con alunizaje eran las Tierras altas de Descartes. Pero antes de llegar allí, habría que superar alguna que otra aventura.

Panorámica de la zona de alunizaje realizada a partir de imágenes tomadas por la cámara de TV del LRV del Apollo 16
Fuente: NASA
Zona de alunizaje del Apollo 16, fotografiada por el Apollo 14, con inscripciones sobreimpresas posteriormente, donde: números romanos = EVAs; números arábigos = paradas o estaciones.
Fuente: NASA

Después de un viaje sin problemas, ya en órbita lunar y con el CSM y el LM separados, cuando los astronautas iniciaron los preparativos para el descenso del Orion y las comprobaciones en el Casper, empezaron a aparecer problemas en el LM:

  • El radar de aterrizaje dio datos erróneos en algunas lecturas.
  • La antena parabólica, que era la principal en las comunicaciones con Tierra, no se podía dirigir bien (esto era un mal menor porque en su defecto podían utilizar otras antenas secundarias).
  • El sistema de regulación de la propulsión también dio algún pequeño error.

Pero, para alivio de todos, ninguno de esos fallos impedía el alunizaje.

Sin embargo, Mattingly, a bordo del CSM, detectó algo que sí podía llegar a impedirlo: el Sistema de Estabilización, una especie de timón del Sistema de Propulsión Principal (SPS), no funcionaba correctamente. Esto podía hacer que el SPS quedara inutilizado porque, al ponerlo en funcionamiento, produciría una oscilación que probablemente provocaría daños estructurales en la nave.

Imaginaros al pobre Mattingly, la sensación que debió de tener al verse obligado a cortarles el rollo a Young y Duke, que ya se disponían a bajar a la Luna, en plan «esto… lo siento en el alma, chicos, pero aquí hay una cosa chunga que no funciona».

Si bien no fueron esas palabras exactas las que utilizó, su significado no estaba muy lejos:

Captura de pantalla de la transcripción de las comunicaciones del Apollo 16
Fuente: NASA

He de decir que la primera frase que aparece en la imagen me ha traído un poco loca y he necesitado la ayuda de alguien que de verdad sabe inglés (no como yo 😅) para conseguir deducir lo que creemos que es: un comentario de autocompasión en broma de Mattingly al darse cuenta de lo que pasaba 😨

Y es que Ken era plenamente consciente de lo que el fallo podía implicar.

Para más inri, cuando detectó el problema se encontraban en la cara oculta de la Luna, durante la 12ª órbita, y tuvo que esperar unos 35 minutos para aparecer de nuevo por el horizonte lunar y comunicarlo a Houston. Mientras tanto, por supuesto, estuvo comunicado con sus compañeros del LM, y entre los tres le dieron vueltas al tema.

Como os podréis imaginar, la noticia cayó como un ladrillo en los estómagos del equipo de control porque, si no se podía utilizar el SPS del CSM, la única manera de traer de vuelta a los tres hombres sería utilizando el LM para propulsar la nave hacia la Tierra, en lugar de para alunizar y despegar. Según el relaciones públicas de la misión, en la sala de control se respiraba un ambiente similar al que había cuando tuvo lugar la explosión del tanque de oxígeno del Apollo 13.

Oficiales de la NASA en el Centro de Control de la Misión, deliberando sobre la anulación o puesta en marcha del alunizaje del Apollo 16.
Izq.-dcha.: Sentados, Dr. Christopher C. Kraft Jr., Director del Manned Spacecraft Center (MSC); Brig. Gen. James A. McDivitt (USAF), gerente de la Apollo Spacecraft Program Office, MSC. De pie, Dr. Rocco A. Petrone, Director del Programa Apollo, Office Manned Space Flight (OMSF), NASA HQ.; Capitán. John K. Holcomb (U.S. Navy, Ret.), director de Apollo Operations, OMSF; Sigurd A. Sjoberg, director adjunto, MSC; Capitán. Chester M. Lee (U.S. Navy, Ret.), Director de Misiones Apollo, OMSF; Dale D. Myers, NASA Administrador asociado para Vuelos Espaciales Tripulados; y Dr. George M. Low, NASA Administrador adjunto. 
Fuente: NASA

Había que decidir si el Apollo 16 alunizaba o volvía ya para casa. Y había que decidirlo pronto para asegurarse de que no faltarían los recursos de supervivencia de las naves.

Por el momento, se ordenó a los astronautas que mantuvieran las naves en órbita y en posición frente a frente (nose to nose) por si era necesario volver a acoplarse para regresar rápidamente, y a la vez se puso en marcha al equipo de ingenieros para que realizaran simulaciones sobre el riesgo que se correría en caso de utilizar el SPS, y se contactó con los constructores del CSM.

Tras cuatro horas de larga espera, cuando estaban ya en la 16ª órbita a la Luna, y a escasos minutos del tiempo límite que podían retrasar el alunizaje, en el control concluyeron que las simulaciones llevadas a cabo por los ingenieros y otras realizadas previamente por los constructores del CSM sugerían que no sería peligroso utilizar el SPS a pesar de la avería.

Así pues, el LM alunizó en el lugar previsto y con un retraso de seis horas que implicó un completo reajuste del horario de la misión, incluyendo una reducción del tiempo dedicado a las actividades extravehiculares (EVAs). A pesar de ello, la segunda de ellas fue la más larga del Programa hasta entonces: 7 horas, 23 minutos, 26 segundos y durante los tres paseos lunares, Young y Duke realizaron numerosas tareas:

  • Extrajeron y desplegaron el LRV.
  • Montaron el ALSEP.
  • Montaron la cámara de ultravioletas para obtener imágenes con ella.
  • Subieron (en el LRV) al punto más elevado de todas las misiones, con respecto al lugar de alunizaje, llamado Cinco, a 152 m de altura desde el LM.
  • Recogieron muestras de la superficie lunar, entre las que se encontraba Big Muley, la roca más grande aportada en todo el Programa Apollo, con un peso de 11,7 Kg. Cabe comentar aquí que, durante su entrenamiento, los astronautas de esta y de otras misiones, eran instruidos sobre geología en la Tierra para saber reconocer muestras que pudieran aportar datos interesantes, y además estaban en continua comunicación con los científicos durante las EVAs.

En el siguiente vídeo, grabado por la cámara del LRV, controlada desde la Tierra, podemos ver a Duke recogiendo la roca. Me ha parecido interesante ponerlo porque se aprecia perfectamente la dificultad para realizar según qué movimientos con el traje espacial.

Duke recogiendo a Big Muley
Fuente: NASA

Y, hablando del LRV, en el artículo del Apollo 15 os prometí que en el 16 podríamos verlo en marcha, así que ¡ahí va! 😉

Young conduciendo el LRV del Apollo 16
Fuente*: Wikipedia

Por cierto, esta misión también ostenta el récord de velocidad del LRV: 17’1 Km/h 😀

Pero ¡no nos olvidemos de Mattingly dando vueltas y vueltas a bordo del Casper! Como podéis ver, también hizo su trabajo, tomando numerosas imágenes de la superficie de la Luna y trabajando con los instrumentos incluidos en el SIM (Scientific Instrument Module) del SM.

Esquema del SIM del Apollo 16
Fuente: NASA
Rima Herigonius I fotografiado desde el CSM del Apollo 16
Fuente: NASA
Cráter Bullialdus fotografiado desde el CSM del Apollo 16
Fuente: NASA
Cráter Mersenius C fotografiado desde el CSM del Apollo 16
Fuente: NASA

Posteriormente, una vez reunidos ya los tres tripulantes a bordo del Casper, lo último que hicieron antes de emprender el regreso a la Tierra, fue soltar el Particles and field subsatellite 2 (PFS-2) que, del mismo modo que su predecesor, el PFS-1 del Apollo 15, orbitaría la Luna para medir su campo gravitatorio y magnético así como las partículas que la rodean.

Representación artística del PFS
Fuente*: Wikipedia

Y, también igual que en la misión anterior, en el espacio profundo durante el viaje de vuelta, el piloto del CSM realizó un paseo espacial para recuperar las cintas de las cámaras del SIM antes de que el CM y el SM se separaran.

Mattingly en un simulacro de la EVA durante su entrenamiento
Fuente: NASA

Por cierto, como habréis podido ver, finalmente no hubo complicaciones con el SPS, así que el 27 abril de 1972 el CM del Apollo 16 amerizó trayendo de vuelta sanos y salvos a sus tres tripulantes 🙂

Rescate del Apollo 16 en el Océano Pacífico.
Fuente: NASA

Ya solo quedaba la última misión: el Apollo 17.

Si prefieres acceder directamente a algún otro artículo o al Ebook gratuito (última imagen), clica en el enlace de la foto correspondiente 😉

Agradecimientos: A Grainné por su ayuda en la búsqueda del significado de la frase «I be a sorry bird».

*Nota sobre las imágenes y otros archivos: En el momento de la publicación de este artículo, todas las imágenes que en él aparecen están calificadas por sus fuentes como de Dominio Público para usos no comerciales o políticos. A continuación se citan, por orden de aparición, los autores o fuentes originales para los casos señalados con un asterisco a pie de foto, en los que la fuente indicada no es la original sino el lugar donde encontré la imagen durante la búsqueda de información:

Big Muley antes de recogerla: By James Stuby based on NASA image – TV camera still from Apollo 16. The original image is in the public domain because it is a work of the U.S. Government (NASA).Immediate source: Apollo 16 Lunar Surface Journal, Video and Movie ClipsStation 1, a16v.1240623.mov, Public Domain, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=75620064

Big Muley: By National Aeronautics and Space Administration – Lunar Sample 61016, Public Domain, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=16335207

Young conduciendo el LRV del Apollo 16: by NASA. http://www.hq.nasa.gov/office/pao/History/40thann/videos.htm

Concepto artístico del PFS: By NASA Johnson Space Center – http://nix.larc.nasa.gov/info;jsessionid=1qs0kulic60ui?id=S71-39481&orgid=8, Public Domain, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=2730321

Únete a la conversación

11 comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.