Durante siglos la Luna ha formado parte de la vida del hombre marcando el ritmo de ciclos vitales y cosechas, determinando calendarios y acontecimientos festivos, iluminando la noche y acompañando, en silencio, con su errática presencia y su fantasmagórica luz, a todo aquel que se aventurase en la negrura e inspirando las más románticas, misteriosas y tétricas historias… Y también ha sido objeto de todo tipo de fantasías sobre cómo llegar hasta ella. Jules Verne, Herbert George Wells, Hergé, George Méliès… Todos ellos crearon relatos -con más o menos rigor científico- y nos emocionaron con sus fantásticas historias sobre los viajes a nuestro satélite.

Sin embargo, la realidad, al menos en este caso, creo que superó a la ficción, convirtiéndose en una de las mayores hazañas del ser humano hasta el momento y uno de los proyectos en los que más personas han intervenido durante décadas.

Desde los mismísimos astronautas, hasta el forjador de las más pequeñas tuercas que formasen parte de los cohetes; desde los grandes ingenieros y constructores, hasta el personal de limpieza; desde los presidentes de las grandes potencias, hasta los cuidadores de los animales que realizaron los primeros viajes experimentales -y los propios animales, claro está-, pasando por los miles y miles de ciudadanos que pagaron sus impuestos para que la ficción se hiciera realidad 😉 Todos ellos, juntos, lo consiguieron.

Vamos a verlo.

Para llegar a la Luna, que orbita a nuestro planeta a unos 384.400 Km de distancia aproximadamente, hacía falta un vehículo que fuese capaz de salvar la gravedad terrestre, propulsarse hacia el satélite, aterrizar en él, volver a despegar, dirigirse de nuevo a la Tierra, atravesar la atmósfera sin chamuscarse, y volver a aterrizar. Todo ello  transportando sanos y salvos a los astronautas, por supuesto.

El cohete era el medio de transporte ideal, pero había que empezar por diseñarlo. Y de eso se encargaron estos señores, los científicos pioneros que desarrollaron la teoría, e incluso la práctica, de lo que serían los primeros cohetes de la historia:

  • Konstantin Kostya Eduardovitch Tsioltovski (Rusia, 1857-1935). Considerado el padre de la astronáutica moderna, fue el primero en contemplar la opción de utilizar oxígeno e hidrógeno líquidos para propulsar un cohete.
Konstantin Eduardovich Tsiolkovsky
Fuente*: Wikipedia
  • Hermann Julius Oberth (Alemania. 1894-1989). De él fue la idea de utilizar cohetes en varias etapas, y fundó la VfR, Sociedad para los Viajes Espaciales.
File:Hermann Oberth 1950s.jpg
Hermann Oberth
Fuente*: Wikipedia
File:Goddard and Rocket.jpg
Robert Goddard y su primer cohete.
Fuente*: Wikipedia Commons

A estos pioneros les debemos la base teórica de los viajes espaciales, ya que sus ideas fueron puestas en práctica y mejoradas por los primeros constructores: Korolev  y von Braun.

Vamos a conocer un poco a estos últimos; a ellos y su entorno.

Nos encontramos en plena Guerra Fría. La Unión Soviética y los Estados Unidos de América compiten por demostrar al mundo que su sistema político es mejor que el del otro, y lo hacen a través del avance tecnológico y científico (ojalá todas las «competiciones» entre países fueran así…): el que llegue antes a la Luna, trayendo de vuelta a los astronautas sanos y salvos, habrá triunfado.

Sergei Pavlovich Korolyov (1907- 1966), más conocido como Korolev, se encontraba al servicio de la URSS. Era  un ingeniero brillante, implicado hasta su muerte en cumplir su sueño: los viajes a la Luna. Sin embargo, en las etapas finales de su trabajo, no recibió el apoyo necesario de sus superiores ni pudo disponer de los medios que precisaba.
Ideó y desarrolló los cohetes propulsados con más de un motor, y diseñó un plan progresivo para la conquista de la Luna, que incluía el lanzamiento de naves tripuladas en órbita, la creación de una estación espacial y finalmente el viaje a la Luna. Fue el director de los programas SputnikVostokVoskhod y Soyuz.

SKorolow.jpg
Sergei Korolev
Fuente*: Wikipedia Commons

Por su parte, Wernher Magnus Maximilian Freiherr von Braun (Prusia 1912-U.S.A. 1977) era un  entusiasta, desde su niñez, de los viajes espaciales. En su juventud trabajó con Oberth en la VfR, y posteriormente estuvo al servicio de los nazis, construyendo cohetes con fines militares. Al finalizar la guerra él y su equipo se entregaron a los EEUU durante la operación Overcast / Paperclip (1945). En un principio los americanos no tuvieron en cuenta sus ideas, pero tras varios fracasos de los cohetes construidos por el ejército yanqui, von Braun fue contratado para liderar el diseño y construcción de los Explorer y los Saturn V, naves, estas últimas, que propulsarían a la humanidad para dar su gran salto…

Wernher von Braun
Fuente*: Wikipedia Commons

Sin embargo, esta ya es otra historia que explicaré en la próxima entrada: La Carrera Espacial.

Si prefieres acceder directamente a algún otro artículo o al Ebook gratuito (última imagen), clica en el enlace de la foto correspondiente 😉

*Nota sobre las imágenes y otros archivos: En el momento de la publicación de este artículo, todas las imágenes que en él aparecen están calificadas por sus fuentes como de Dominio Público para usos no comerciales o políticos. A continuación se citan, por orden de aparición, los autores o fuentes originales para los casos señalados con un asterisco a pie de foto, en los que la fuente indicada no es la original sino el lugar donde encontré la imagen durante la búsqueda de información:

Grabado de De la Tierra a la Luna: Par François Pannemaker, graveur ; Henri de Montaut, dessinateur. — Scanned by Yann (talk), Domaine public, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=360596

Fotograma de Voyage dans la Lune: Georges Méliès [Public domain]

Retrato de Konstantin Eduardovich Tsiolkovsky: Roscosmos (Agencia espacial rusa)

Retrato de Hermann Oberth: Desconocido (Mondadori Publishers)

Retrato de Robert Goddard: Esther C. Goddard – Great Images in NASA

Retrato de Sergei Korolev: Desconocido – Horyzonty Techniki 11/1966

Retrato de Wernher von Braun: NASA/Marshall Space Flight Center – https://archive.org/details/MSFC-9131095 higher resolution

Únete a la conversación

13 comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.